Archive for May, 2007

CULTOS MISTÉRICOS

May 22, 2007

En la religión oficial se ruega a los dioses para la prosperidad de la ciudad; pero muchos hombres permanecían indiferentes ante la religión oficial y muchas veces se inclinaban por otras creencias y corrientes religiosas, creencias que tenían como finalidad la salvación individual de los hombres. Veamos algunas las creencias más extendidas.

En Grecia.

Las religiones «mistéricas» prometían a sus adeptos una inmortalidad dichosa, si se iniciaban y observaban los ritos. Su finalidad era la salvación individual de los hombres. Las dos más importantes son los Misterios de Eleusis y el orfismo.

Los Grandes Misterios de Eleusis se celebraban en septiembre, en honor de Deméter y Perséfone. Estas diosas velan tanto por los cereales como por los muertos, pues ambos están bajo tierra. Tras unos días festivos en Atenas, los candidatos a la iniciación en los misterios eran llevados a Eleusis, donde tenían lugar las dos noches de iniciación. Pero lo que ocurría durante esas dos noches debía permanecer en secreto, y el que revelara lo que había visto u oído merecía la muerte.

Otro culto mistérico era el orfismo, corriente religiosa vinculada al cantor Orfeo, profeta de Dioniso, que había ejercido el poder mágico de la música y había descendido a los infiernos antes de ser desgarrado y devorado por las Ménades. Según los órficos, como consecuencia de una antigua falta, el alma humana está encerrada en el cuerpo igual que en una prisión o en una tumba, y debe recorrer todo un ciclo de existencias y reencarnaciones sucesivas. Pero a quienes conocen la revelación de Orfeo se les abre una vía de salvación. El órfico debe llevar una vida de abstinencia, renuncia y ascetismo.

En Roma.

La astrología, creencia que asegura que la posición de los astros en el firmamento afecta de lleno a la vida de los humanos. Los astrólogos también se llamaban matemáticos, porque para conocer los secretos del horóscopo tenían que hacer cálculos muy complicados.

La filosofía, que sustituía a la religión, sobre todo entre las clases acomodadas y cultas de la sociedad romana. Como la religión estatal no ofrecía modelos de comportamiento ni normas morales que obedecer, la filosofía fue un refugio para muchos intelectuales. Las corrientes filosóficas más influyentes en Roma fueron el estoicismo y el epicureísmo.

El estoicismo fue la corriente filosófica más popular entre los romanos. Los estoicos creían que el universo estaba regido por leyes fijas e inmutables que controlan la vida de los hombres y, por tanto, no había que preocuparse por el futuro.

El epicureísmo fue otra corriente filosófica, menos extendida que la anterior entre los romanos. Sus ideas básicas eran que el mundo estaba hecho de átomos regidos por leyes inmutables, y que el supremo fin del hombre era el placer y la felicidad que se conseguían practicando la amistad y evitando todo lo que se opone a ella, como el temor a los dioses, al destino y a la muerte. No creía en las ceremonias ni en los sacrificios.

VIDA DE ULTRATUMBA

May 22, 2007

La creencia en la pervivencia después de la muerte y la consideración de los muertos como seres sagrados dio origen al culto religioso probablemente más antiguo: el culto a los muertos.

El culto a los muertos era idéntico en Grecia y en Roma, y se centraba en la necesidad de ofrecerles comidas fúnebres para asegurar su felicidad. El muerto que era olvidado por su familia se convertía en un ser maléfico que castigaba de todas las formas posibles a los vivos; el muerto que era debidamente honrado pasaba a ser un dios tutelar que amaba a quienes le ofrecían los alimentos.

En muy estrecha relación con el culto a los muertos se encuentra el culto al fuego, pues era en el hogar, en el sitio reservado al fuego sagrado, donde se guardaba el recuerdo de las almas de los muertos. La casa de un griego o de un romano encerraba un altar, y en él tenía que haber siempre un poco de ceniza y carbones encendidos. Era obligación para el jefe de la casa conservar el fuego día y noche.

En esta religión doméstica, el padre era el único sacerdote, era el único que podía enseñarla, y sólo podía transmitírsela a su hijo, sólo se propagaba de varón a varón. Los ritos, los cánticos y todo lo que formaba parte de esta religión doméstica eran una propiedad sagrada de la familia, que ésta no compartía con nadie ni podía revelar a nadie.

Hello world!

May 14, 2007

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!