Archive for the ‘Uncategorized’ Category

LA RELIGIÓN CLÁSICA

June 11, 2007

En el mundo clásico la religión tenía carácter social y estaba vinculada a la ciudad y al Estado en los cultos oficiales, a la familia y al linaje en los cultos domésticos y a los antepasados. En los cultos públicos los oficiantes eran los sacerdotes y en el culto privado, el paterfamilias. El ritual de los sacrificios, de las plegarias y de las purificaciones estaba muy definido y su incumplimiento traía la desgracia y la maldición de la divinidad.

En cuanto a las divinidades, la civilización griega creó un sistema mitológico sin dogmas fijos y con las siguien tes características:

– Era politeísta, es decir reconocía a muchos dioses.
– Antropomórfico, pues los dioses, aunque eran inmortales, tenían aspecto humano.
– Jerarquizado, ya que cada dios dominaba su parcela y todos estaban supeditados a Zeus.

Los romanos adaptaron como propio el panteón griego y adaptaron sus divinidades, por lo que de la mayoría de los dioses conocemos dos nombres, uno griego y otro romano.

Advertisements

EL PANTEÓN GRECORROMANO

June 11, 2007

Los principales dioses del panteón griego, que los romanos asimilaron muy pronto al entrar en contacto con la cultura griega, son los siguientes:

A continuación el panteón romano:

ORIGEN DE LOS DIOSES

June 11, 2007

ORIGEN DE LOS DIOSES GRIEGOS
Poetas como Homero y Hesíodo y la tradición popular dieron forma a estos dioses, recogieron las distintas leyendas y crearon su historia y genealogía.

Teogonía de Hesíodo (adaptación)
Antes que nada nació Caos (espacio abierto; estado de distinción de materia, punto de partida que hace posible la aparición de toda determinación y orden).
De Caos se origina Gea (tierra, asiento firme de todas las cosas por siempre), Tártaro (la región baja de los infiernos), Eros (Dios del amor).
De Caos nacieron Erebo (tinieblas; región oscura e insondable donde habita la muerte) y la negra Noche. Estos dos se unieron y dieron origen a Éter (luz) y Humere (Día).
Gea engendró, igual a sí, a Urano (cielo) para que cubriera en derredor y fuera siento seguro para los dioses.
Luego produjo las altas montañas, morada de dioses y ninfas. Ella también, sin el deseado amor, dio a luz al mar estéril, Ponto; pero de inmediato poseía por Urano dio a luz a Océano, de profundos remolinos, a Cea, Crío, Hiperón, Jápeto, Tea, Rea, Temis, Mnemosina, Febo y Thetis.
El hijo de menor de Urano y Gea fue Cronos, con se completan los 12 Titanes. Éste se convirtió en regidor del universo después de haber herido gravemente a su padre (Urano) durante un enfrentamiento.
Como a Cronos se le había profetizado que sería derrocado por uno de sus hijos, se comió a las cinco primeros al poco tiempo de nacer, pero la reina Rea, su esposa, al conocer esto, ocultó a su sexto hijo, lo dejó al cuidado de Gea. Éste último se llamó Zeus.
Zeus se crió en Creta y al crecer, conociendo lo sucedido a sus fraternos, con la ayuda de Rea, forzó a Cronos a vomitar a sus hermanos; de esta forma los 6 dioses y diosas del Olimpo libraron una guerra contra su progenitor y los demás titanes. Éstos doce fueron confinados al en el Tártaro.
Zeus se convirtió en el dios del cielo y soberanos de los dioses del Olimpo. Es también dios de la lluvia y acumulador de nubes, blandía el terrible rayo. Su arma es la égida (coraza, utilizada también por Atena, su hija). Su ave es el águila. Su árbol es el roble. Sus templos principales estaban en Dodoma y en Olimpia.
Zeus tuvo 9 uniones con diosas y 14 con humanas.
Habitaban el Olimpo 9 hijas del gran Zeus: Las Musas Clío-protectora de la historia-; Talía- protectora de la comedia-; Melpómene-protectora de la tragedia-; Terpsícore- protectora de los coros-; Erato-protectora de la poesía lírica- todas ellas eran dirigidas por Apolo.
Según la teogonía de Hesiodo es que es rey se distingue porque habla con firmeza, y de inmediato y con habilidad hace cesar una tumultuosa disputa. A ese rey se lo honra como a un dios.
A Las Musas y a Apolo se debe la existencia de aedos citaristas; a Zeus la existencia de los reyes.
El don de las diosas cambia rápidamente todo (pesares, aflicciones)
[Los titanes y su descendencia representan a los elementos de la naturaleza, por eso son dioses muy primitivos, más próximos a un cosmogonía que a una teogonía. Los dioses Olímpicos que vienen luego a conquistar el Cosmos con elaboraciones muy posteriores que necesitaron siglos para adquirir la forma con la que se conocieron en la Grecia antigua].
Zeus reunió a todos los inmortales en el Olimpo y les dijo que aquel dios que se animara a luchar a su lado contra los titanes conservaría cada uno de los privilegios de los que hasta entonces gozaba entre los dioses inmortales, y que aquellos que aún no poseían ningún privilegio, a causa de Cronos, disfrutaría de los mismos en adelante. La primera en llegar al Olimpo fue Estigia inmortal con sus dos hijos. Zeus la honró y le ofreció ser el gran juramento de los dioses y que sus hijos vivieran con el durante toda la vida.
Febe fue la madre de Leto y Asteria. Asteria dios a luz a Hécate, honrada como a ninguna otra por Zeus Cronida, le ofreció brillantes dones. Recibió también el honor del cielo y de los dioses inmortales. El Cronida la hizo nodriza de los niños varones que nacieron después de ella. Rea, amada por Cronos, engendró hijos gloriosos.
[Ésta es la última generación]
Prometeo, benefactor de la humanidad. Crea la hombre moldeándolo con barro; les enseña a quedarse con lo mejor de los sacrificios a los dioses y roba el fuego sagrado del Olimpo para entregárselo a los hombres. Ayuda a su hijo Dencalión a construir un arca que salve a los humanos del diluvio enviado por Zeus para destruirlos.
Zeus irritado con Prometeo por el apoyo a los hombres, lo encadena a una columna don un águila le roía todos los días el hígado inmortal; pero durante la noche el hígado se reconstruía, y así el al siguiente día volvía el águila a roer su hígado. Prometeo soportó ese flagelo hasta que Hércules lo liberó.
A causa del robo del fuego, Zeus dijo a Prometeo: – “Hijo de Jápeto, que sabes mucho más que todos, te alegras por haber robado el fuego engañando mi alma; pero grandes dolores habrán de sobrevenirte a ti y a los hombre venideros. Yo, en lugar del fuego, les daré el dolor, para que todos en su corazón se regocijen rodeando de cariño su propio mal”…
Después de haber dicho esto llamó a Hefestos para que, con barro, modelara un cuerpo semejante al de las diosas inmortales, pusiera voz y fuerzas humanas; Atenea, le tejió un vestido; Afrodita derramó gracias sobre su cabeza y un deseo penoso junto a preocupaciones que devoran los miembros; Hermes le dio un espíritu cínico y un corazón inclinado al robo. A esta se la llamó Pandora (según el mito es la mujer que nació solamente para complicar las cosas, de la forma en la que lo narra el poeta). Así, por orden de Zeus nació la raza de mujeres.
Ellas son compañeras de la sociedad.
Zeus mandó una calamidad en las mujeres: el que no quiera casarse, huyendo del matrimonio y de las funestas obras de las mujeres, alcanza una ruinosa vejez en la falta de una compañera en los últimos años; y si vive no carente de recursos, en cuanto muere los parientes se reparten sus bienes.
Pero aquel que se casé, y encuentra una esposa diligente y adaptada a su espíritu, a ése le sucede que, durante su vida, el mal rivaliza con el bien. Pero si se topa con una mujer malvada, vive con incesante melancolía en el alma y en el corazón, y es una mal sin remedio.
Todos los inmortales, tanto los titanes como los que descendían de Cronos y aquellos a quienes Zeus trajo a la luz desde el Erebo subterráneo, se libraron en igual batalla.
Después que los bienaventurados dioses acabaron su tarea y por la fuerza dirimieron la cuestión de las honras con los titanes, por consejo de Tierra, instigaron Zeus a que fuera rey y Señor de los inmortales y los mortales.

DIOSES OLIMPICOS

June 11, 2007

Su número e integrantes varía según las distintas tradiciones, pero la más extendida sitúa su número en doce. Viven en el Olimpo, una cumbre de unos 3000 metros y desde allí echan un ojo a los mortales. A veces son más humanos que los propios mortales, aunque se empeñen en disimular.

Afrodita

Es la diosa del amor, de la belleza y del deseo sexual. Nace de la espuma del mar fecundada por el miembro de Urano. Llega a las costas de Chipre, por eso a veces se la llama Cipris.

Puede ser una diosa terrible con aquellos que no tienen por ella el respeto debido como bien descubrieron Fedra y Pasífae.

Fue entregada a Hefesto para castigar su orgullo y ella lo aceptó, aunque le fue infiel en numerosas ocasiones. Pero Hefesto siempre la perdona. Es de las pocas diosas que tuvo amores con un mortal, Anquises, del que tuvo a Eneas..

Apolo

Es el dios del sol. Es hijo de Zeus y de Leto y hermano de Ártemis.

Es un adivino y como tal tiene su propio oráculo en Delfos. También es un músico y tiene como compañeras a las nueve musas. Otro atributo es el de sanador, de ahí que uno de sus hijos, Asclepio, sea considerado como el inventor de la medicina.

Tuvo una actividad amorosa que abarcó tanto a hombres como a mujeres. Según algunas tradiciones sería el sucesor de su padre.

Ares

Es el dios de la guerra que no distingue a nadie, ni a amigos ni a enemigos. Acude a la batalla acompañado de Deimos (el Terror), Fobos (el Espanto), Eride (la Discordia), Enio (la Destructora de ciudades) y de las Keres (las divinidades de la Muerte).

Es hijo de Zeus y de Hera. Es muy fanfarrón con sus músculos y no resulta grato ni para los mortales ni para los dioses. Fue amante de Afrodita y sorprendidos ambos por el esposo de ésta, Hefesto, fueron el hazme reír del Olimpo.

Ártemis

Es la diosa de la caza, de la luna, de la castidad y de los bosques. Es hija de Zeus y de Leto, por tanto es hermana de Apolo. Se dedica cazar y a recorrer los bosques.

Ayudó a su madre durante el parto de su hermano, por eso se la considera la patrona de los partos y se dice que son sus flechas las que matan a las mujeres en esos momentos. Vio lo mal que lo pasó su madre al dar a luz y por eso le pide a su padre que la permita permanecer siempre virgen.

No perdona a los que se atreven a deshonrar su intimidad como el caso de Acteón, muerto por sus perros por verla desnuda.

Atenea

Es la diosa de la sabiduría y de la guerra justa, por eso desprecia los excesos de Ares. Es hija (su hija favorita) de Zeus y de Metis.

La tradición cuenta que un Oráculo advierte a Zeus que el primer hijo de Metis será una niña y el segundo un varón que le destronará, por eso Zeus la devora cuando está embarazada de Atenea. Tiempo más tarde, Zeus se queja de un terrible dolor de cabeza y Hefesto, como aún no se conocían las aspirinas, le da un hachazo. De la brecha sale Atenea ya adulta con un grito de guerra.

Es una diosa virgen, pero adopta a Erictonio, fruto de un intento de Hefesto por violarla.

Se la representa con casco, lanza, escudo con la cabeza de medusa, la égida y unas sandalias aladas. Su favorito es el héroe Odiseo, cuyo carácter artimañero casa a la perfección con el de la diosa.

Dionisio

También se le llama Dionisos

Es el dios de los excesos, de la exuberancia de la naturaleza y del vino. Es hijo de Zeus y de Sémele.

Hera, celosa, obliga a Sémele cuando está embarazada, a que llame al padre de su hijo y Zeus aparece entonces como un rayo, que fulmina a Sémele antes de que Hera le descubra. Hermes rescata al niño y lo cose al muslo de Zeus. De ahí que se le llame el nacido dos veces.

Se rodea siempre de sátiros que le siguen en sus frecuentes festejos. Sus seguidoras son las bacantes, mujeres que se entregan sin pudor a la celebración (las bacanales).

Es el esposo de Ariadna una vez que es abandonada por Teseo.

Su culto comienza de forma tardía y según la tradición se extendió fácilmente. Y si quedaba algún reducto por conquistar, él mismo se encargaba de solucionarlo como en el caso de Tebas y de su soberano Penteo.

Hades

Es hijo de Cronos y Rea y por tanto hermano de Zeus. Cuando sus hermanos se repartieron el mundo a él le tocó el mundo de los infiernos.

No es injusto ni malvado, simplemente es indiferente.

Cuando alguien muere es conducido a la laguna Estigia donde les espera el barquero Caronte para llevarlos hasta el Hades de donde nunca podrán regresar.

Se enamoró de Perséfone, la hija de Deméter y la raptó para que fuera su esposa.

Hefesto

Es el dios del fuego, el herrero de los dioses y también su orfebre. Es hijo de Zeus y de Hera y en las frecuentes discusiones entre sus padres siempre se pone de parte de su madre.

Nació tan feo que su madre, avergonzada, le arrojo desde lo alto del Olimpo, lo que le ocasiona una cojera de por vida.

Obtuvo como esposa a la más bella de las diosas: Afrodita. Más tarde descubre que ésta le engaña con Ares y les tiende una trampa. Cuando los amantes están en la cama, hace caer sobre ellos una red que él mismo ha construido y los muestra los dioses. Todo el Olimpo se burla de ellos y Apolo llega a decir que no le importaría estar en el lugar de Ares, atado a Afrodita. Solo las diosas se abstienen del espectáculo por pudor.


Hera

Es la malhumorada reina de los dioses y esposa legítima de Zeus, su hermano. Se la puede considerar la diosa de la mujer casada.

Es celosa y vengativa, sobre todo con las mujeres con las que Zeus le es infiel y los hijos que tiene con éstas. Es celosa y con motivo, desde luego.

Hermes

El mensajero de los dioses. Hijo de Zeus y Maya, una de las siete pléyades.

Su símbolo es el caduceo, una varita con dos serpientes enroscadas. Lleva alas en sus píes y en su casco. También se le considera el dios de los ladrones y de los comerciantes. Inteligente y sagaz, es capaz de cualquier engaño. Es el inventor del dinero.


Poseidón

Es el dios del mar y del elemento líquido en general. Es hermano de Zeus y en la repartición del mundo se quedó con el mar. Está casado con Anfitrite y tiene muchos hijos, algunos de ellos monstruosos como Tritón, Escila o Caribdis.

Es codicioso lo que le ha ocasionado más de una disputa.

Se le representa como un anciano con barba con un tridente en la mano.

Zeus

Es el señor de todos los dioses. Es el cielo, la lluvia, el viento, las tormentas, el ciclo de las estaciones y la sucesión del día y la noche.

Su esposa es Hera, lo que no le impide tener numerosas aventuras con diosas, ninfas o mortales (tiene un carácter muy enamoradizo) a las que posteriormente persigue Hera como Dánae, Alcmena, Europa, Sémele, Leda…

Es hijo de Crono y Rea. Crono, temeroso de que sus hijos le destronen como él había hecho con su padre, los devora uno tras otro. Rea decide engañarle y al nacer Zeus le esconde y le entrega a Cronos una piedra en su lugar. Cuando Zeus crece libera a sus hermanos y se erige como rey de los dioses y del mundo.

RELACIÓN ENTRE DIOSES Y HOMBRES

June 11, 2007

La mitología griega acentuaba el contraste entre la debilidad de los seres humanos y los grandes y aterradores poderes de la naturaleza. Por lo tanto, el pueblo griego reconocía que sus vidas dependían completamente de la voluntad de los dioses. En general, las relaciones entre los seres humanos y los dioses se consideraban amistosas. Pero los dioses aplicaban severos castigos a los mortales que revelaban una conducta inaceptable, tal como la soberbia complaciente, la ambición extrema y hasta la excesiva prosperidad.

La mitología griega estaba ligada a todos los aspectos de la vida humana. Cada ciudad estaba consagrada aun dios particular o grupo de dioses, a quienes los ciudadanos solían construir templos dedicados al culto. Regularmente honraban a los dioses en festivales, supervisados por los altos funcionarios. En los festivales y otras reuniones oficiales, los poetas recitaban o cantaban significativas leyendas e historias. Muchos griegos conocían a los dioses a través de la palabra de los poetas.

EL CULTO

June 11, 2007

Para complacer a la divinidad y gozar de su protección, griegos y romanos ofrecían a los dioses sacrificios de animales y productos del campo. El sacrificio era un acto litúrgico que tenía que ser presidido por un sacerdote, y que tenía que realizarse escrupulosamente de acuerdo con el ritual tradicional. Acompañando al sacrificio, el sacerdote pronunciaba plegarias dirigidas a la divinidad.

Los sacrificios de animales (ovejas, cabras, cerdos, toros, bueyes, etc.) solían terminar en banquete para los participantes. Pero había también sacrificios en los que la víctima debía ser quemada por completo, los llamados holocaustos.

En Grecia y en Roma la adivinación ocupaba un lugar muy importante, pues sirviéndose de ella los hombres pretendían conocer la voluntad de los dioses en el presente y en el futuro. La adivinación puede dividirse en dos tipos: natural y artificial.

La forma más común de la adivinación natural se basa en los sueños, que el individuo puede interpretar por sí mismo o por mediación de un intérprete profesional. Pero la adivinación natural tiene sus máximos representantes en profetas y profetisas, preparados y expertos, quienes, en un estado de éxtasis, pueden revelar los deseos de Zeus, transmitidos en especial por su hijo Apolo, el dios de la adivinación por excelencia. El oráculo más famoso y frecuentado de Grecia era el oráculo de Apolo en Delfos. Una sacerdotisa, la Pitia, entraba en trance y pronunciaba unas palabras incoherentes que luego eran interpretadas de un modo ambiguo.

La adivinación artificial se basa en la observación externa de animales, plantas y objetos. La más conocida es la técnica de los augurios, observación del comportamiento de los pájaros. Tuvo también mucha importancia la observación de las entrañas de los animales sacrificados

CULTO DÓMESTICO

June 11, 2007

Aparte de la creencia en los grandes dioses del panteón grecorromano, el hombre en Grecia y Roma, como ha sucedido en todos los pueblos, sintió la necesidad de una relación más privada e íntima con el mundo sobrenatural, una relación de carácter mucho más práctico que le garantizara la protección y el favor de los dioses. Esta necesidad de relación íntima con las divinidades dio origen al culto familiar o doméstico.

CULTOS MISTÉRICOS

May 22, 2007

En la religión oficial se ruega a los dioses para la prosperidad de la ciudad; pero muchos hombres permanecían indiferentes ante la religión oficial y muchas veces se inclinaban por otras creencias y corrientes religiosas, creencias que tenían como finalidad la salvación individual de los hombres. Veamos algunas las creencias más extendidas.

En Grecia.

Las religiones «mistéricas» prometían a sus adeptos una inmortalidad dichosa, si se iniciaban y observaban los ritos. Su finalidad era la salvación individual de los hombres. Las dos más importantes son los Misterios de Eleusis y el orfismo.

Los Grandes Misterios de Eleusis se celebraban en septiembre, en honor de Deméter y Perséfone. Estas diosas velan tanto por los cereales como por los muertos, pues ambos están bajo tierra. Tras unos días festivos en Atenas, los candidatos a la iniciación en los misterios eran llevados a Eleusis, donde tenían lugar las dos noches de iniciación. Pero lo que ocurría durante esas dos noches debía permanecer en secreto, y el que revelara lo que había visto u oído merecía la muerte.

Otro culto mistérico era el orfismo, corriente religiosa vinculada al cantor Orfeo, profeta de Dioniso, que había ejercido el poder mágico de la música y había descendido a los infiernos antes de ser desgarrado y devorado por las Ménades. Según los órficos, como consecuencia de una antigua falta, el alma humana está encerrada en el cuerpo igual que en una prisión o en una tumba, y debe recorrer todo un ciclo de existencias y reencarnaciones sucesivas. Pero a quienes conocen la revelación de Orfeo se les abre una vía de salvación. El órfico debe llevar una vida de abstinencia, renuncia y ascetismo.

En Roma.

La astrología, creencia que asegura que la posición de los astros en el firmamento afecta de lleno a la vida de los humanos. Los astrólogos también se llamaban matemáticos, porque para conocer los secretos del horóscopo tenían que hacer cálculos muy complicados.

La filosofía, que sustituía a la religión, sobre todo entre las clases acomodadas y cultas de la sociedad romana. Como la religión estatal no ofrecía modelos de comportamiento ni normas morales que obedecer, la filosofía fue un refugio para muchos intelectuales. Las corrientes filosóficas más influyentes en Roma fueron el estoicismo y el epicureísmo.

El estoicismo fue la corriente filosófica más popular entre los romanos. Los estoicos creían que el universo estaba regido por leyes fijas e inmutables que controlan la vida de los hombres y, por tanto, no había que preocuparse por el futuro.

El epicureísmo fue otra corriente filosófica, menos extendida que la anterior entre los romanos. Sus ideas básicas eran que el mundo estaba hecho de átomos regidos por leyes inmutables, y que el supremo fin del hombre era el placer y la felicidad que se conseguían practicando la amistad y evitando todo lo que se opone a ella, como el temor a los dioses, al destino y a la muerte. No creía en las ceremonias ni en los sacrificios.

VIDA DE ULTRATUMBA

May 22, 2007

La creencia en la pervivencia después de la muerte y la consideración de los muertos como seres sagrados dio origen al culto religioso probablemente más antiguo: el culto a los muertos.

El culto a los muertos era idéntico en Grecia y en Roma, y se centraba en la necesidad de ofrecerles comidas fúnebres para asegurar su felicidad. El muerto que era olvidado por su familia se convertía en un ser maléfico que castigaba de todas las formas posibles a los vivos; el muerto que era debidamente honrado pasaba a ser un dios tutelar que amaba a quienes le ofrecían los alimentos.

En muy estrecha relación con el culto a los muertos se encuentra el culto al fuego, pues era en el hogar, en el sitio reservado al fuego sagrado, donde se guardaba el recuerdo de las almas de los muertos. La casa de un griego o de un romano encerraba un altar, y en él tenía que haber siempre un poco de ceniza y carbones encendidos. Era obligación para el jefe de la casa conservar el fuego día y noche.

En esta religión doméstica, el padre era el único sacerdote, era el único que podía enseñarla, y sólo podía transmitírsela a su hijo, sólo se propagaba de varón a varón. Los ritos, los cánticos y todo lo que formaba parte de esta religión doméstica eran una propiedad sagrada de la familia, que ésta no compartía con nadie ni podía revelar a nadie.

Hello world!

May 14, 2007

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!